Logo con las siglas del Partido Socialista Obrero Español.
Cuadrado rojo con letras PSOE en blanco. Símbolo del partido. Cuadrado rojo con un puño y una rosa en blanco.

EPA

La UE marca sus prioridades Israel, Irán y el tratado nuclear

La crisis ha dejado una Unión Europa distinta, con otras prioridades y con un socio menos, aunque de mucho peso como es el Reino Unido, en un futuro muy próximo
06/05/18
  • Del·licious
  • Meneame
  • Facebook
  • Twitter
  • GoogleBookMarks
  • Imprime
  • Comparte
Votar:

Votar:

La crisis ha dejado una Unión Europa distinta, con otras prioridades y con un socio menos, aunque de mucho peso como es el Reino Unido, en un futuro muy próximo. Los presupuestos para el periodo de 2021 a 2027 presentados esta semana crecen ligeramente e intentan adaptarse a estos cambios. Migración, seguridad, defensa y formación han ganado un lugar preferente en las partidas comunitarias en detrimento de las clásicas cohesión y agricultura que hasta ahora se llevaban el 80% del presupuesto.

Leídas las cifras resultan mareantes por el baile de millones que tanto gustan usar los populistas para desacreditar a la UE. Pero, ojo, las cantidades que aparecen en los presupuestos equivalen a algo menos del 2% del gasto público de los países comunitarios. Y aun quedarán reducidas gracias a los recortes impuestos por cada uno de los Estados en el largo periodo de negociación que se abre hasta llegar al Europarlamento que debe adoptarlos. Sin embargo, en los presupuestos de esta etapa no solo hay cifras. O, mejor dicho, las cifras no van solas. Las nuevas cuentas contemplan una cláusula en defensa del Estado de derecho y contra sus violaciones por la que no habrá fondos si no se cumplen los valores europeos. Dichos valores han quedado diezmados ante los miedos generados por la crisis económica y la migratoria. En ningún caso la UE puede renunciar a ellos.

Israel, el país que creó la llamada doctrina de la ambigüedad nuclear (no sabe, no contesta nada sobre su arsenal, ni deja a los inspectores internacionales acercarse a su central nuclear), ha acusado a Irán de desarrollar un programa nuclear secreto y de mentir a la comunidad internacional. El contexto es conocido: el 12 de mayo, Donald Trump debe tomar una decisión sobre el tratado que firmó su antecesor, eldemócrata Barack Obama, y que apaciguó los tambores de guerra entre Washington y Teherán.

Israel jamás estuvo a favor de ese tratado (Netanyahu incluso hizo lobi en el Congreso de EEUU para que no fuera aprobado, lo cual enfureció a la Administración Obama) porque no evita el riesgo de que Irán sea una potencia regional. De hecho, en la complicada geoestrategia de Oriente Próximo, Israel (con aliados como Arabia Saudí) e Irán son las dos grandes potencias de la zona, luchando a través de intermediarios en terceros países. Con su denuncia (que en realidad lleva años repitiendo) Netanyahu no tiene en mente ni la paz mundial ni el peligro de una escalada nuclear. Tel-Aviv quiere ser el único gallo en el gallinero en un momento en que por aciertos propios y errores ajenos (sobre todo de Washington) Irán es la potencia regional de referencia en Bagdad, Damasco, Beirut y Saná.

Todo indica que Trump decidirá romper el tratado nuclear, lo cual llevaría a la región a un escenario incierto y muy peligroso. El eje Trump-Netanyahu es un foco de desestabilización mundial EPA.


  • jpg
  • jpg
  • jpg
barrafooter

w3cPSOE - CEF © Ferraz, 70. Madrid. Tel. 91 582 04 44 infopsoe@psoe.es
AVISO LEGAL Optimizado a 1024 x 800 píxeles | Mapa Web | Contacto
POLITICA DE PRIVACIDAD

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Google+
  • Youtube
  • Flickr
  • SoundCloud