Logo con las siglas del Partido Socialista Obrero Español.
Cuadrado rojo con letras PSOE en blanco. Símbolo del partido. Cuadrado rojo con un puño y una rosa en blanco.

EPA

Xi Jinping alcanza la presidencia de por vida en China

La medida es criticada por una sociedad que había ignorado la política. La Asamblea Nacional Popular aprueba la ley que borra los límites de mandato
12/03/18
  • Del·licious
  • Meneame
  • Facebook
  • Twitter
  • GoogleBookMarks
  • Imprime
  • Comparte
Votar:

Votar:

 

Vista general de la sesión plenaria de la Asamblea Nacional Popular, celebrada ayer. - FP / FRED DUFOUR

 

 

Vista general de la sesión plenaria de la Asamblea Nacional Popular, celebrada ayer. - FP / FRED DUFOUR

  • 0
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

ADRIÁN FONCILLAS
12/03/2018

Xi Jinping mandará en China mientras quiera. La Asamblea Nacional Popular derogó los límites temporales de la presidencia y liberó a Xi de los corsés legales que constreñían su percepción mesiánica. China aprobó ayer la mayor revolución política de las últimas décadas por 2.957 votos a favor, dos en contra y tres abstenciones. Pekín pretendía el consenso mayoritario en lugar de la unanimidad para revestirlo de cierto aroma democrático.

Xi abrió el desfile de los delegados hasta la urna roja situada en el centro del escenario de la sala principal del Gran Palacio del Pueblo bajo los animados acordes de la canción bubugao (Un paso y otro hacia arriba) y la representación en la pared más noble de la Ciudad Prohibida, vestigio de una época imperial a la que muchos temen que China regresa. Quince minutos bastaron para lapidar casi cuatro décadas de controles en el partido designados para evitar los errores del pasado. «Puedo anunciar que las propuestas de enmiendas de la Constitución de la República Popular de China han sido aprobadas», dijo el portavoz. «Levantemos alto el estandarte del socialismo con características chinas a través del estudio y la aplicación del Pensamiento de Xi Jinping», añadió. También fueron aprobadas la inclusión del ideario del presidente en la Carta Magna y la creación de comisiones para investigar a miembros del partido y funcionarios, dos propuestas del partido enviadas al Parlamento para su rutinario trámite.

PUBLICIDAD
 

 

El partido confiaba en que la genética apolítica de su pueblo y el apoyo masivo que genera Xi evitaría las críticas y se equivocó. El sistema político chino está tan alejado de la democracia occidental como de las dictaduras bananeras. Prevé contrapesos de poder, las diferentes facciones necesitan negociar y ceder para tomar las decisiones de forma colegiada entre bambalinas e impera una cierta meritocracia, con un porcentaje de miembros con formación científica en el Politburó que supera a cualquier consejo de ministros del mundo. Es un sistema que Pekín califica de democracia de consenso y del que los chinos se sienten cómodos e incluso orgullosos si, además, ha proporcionado décadas de crecimiento económico y estabilidad social. Pero esta involución al absolutismo de aroma norcoreano está reñida con cualquier pretensión de modernidad y ha empujado a muchos que mostraban un olímpico desinterés político a la sorpresa y la indignación.

BASES DEL PARTIDO / Entre los más beligerantes están los sectores liberales y los jóvenes con contacto con el exterior. Pero también tipos tan poco sospechosos como Li Datong, antiguo director del oficialista Diario de la Juventud. «Esto puede destruir China y al pueblo chino» clamó en una carta pública. Li recuerda que solo Mao y los emperadores reinaron hasta su muerte y las consecuencias fueron desastrosas para el país.

Pekín se ha esforzado en las últimas semanas en censurar las redes sociales y defender la decisión con ahínco en los medios oficiales. Las bases del partido y líderes provinciales la pedían a gritos según unas encuestas nunca desveladas, Xi necesita más tiempo para conducir China a la grandeza prometida y urgía armonizar el cargo con los de la presidencia del partido y de la Comisión Militar que ya ostenta, se ha leído en editoriales entusiastas.

Las ventajas y los inconvenientes son claros: agilizará la actuación de un Gobierno anteriormente lastrado por la pugna de clanes e impedirá la oposición a decisiones perjudiciales del presidente

 

Vista general de la sesión plenaria de la Asamblea Nacional Popular, celebrada ayer. - FP / FRED DUFOUR

 

 

Vista general de la sesión plenaria de la Asamblea Nacional Popular, celebrada ayer.

Xi Jinping mandará en China mientras quiera. La Asamblea Nacional Popular derogó los límites temporales de la presidencia y liberó a Xi de los corsés legales que constreñían su percepción mesiánica. China aprobó ayer la mayor revolución política de las últimas décadas por 2.957 votos a favor, dos en contra y tres abstenciones. Pekín pretendía el consenso mayoritario en lugar de la unanimidad para revestirlo de cierto aroma democrático.

Xi abrió el desfile de los delegados hasta la urna roja situada en el centro del escenario de la sala principal del Gran Palacio del Pueblo bajo los animados acordes de la canción bubugao (Un paso y otro hacia arriba) y la representación en la pared más noble de la Ciudad Prohibida, vestigio de una época imperial a la que muchos temen que China regresa. Quince minutos bastaron para lapidar casi cuatro décadas de controles en el partido designados para evitar los errores del pasado. «Puedo anunciar que las propuestas de enmiendas de la Constitución de la República Popular de China han sido aprobadas», dijo el portavoz. «Levantemos alto el estandarte del socialismo con características chinas a través del estudio y la aplicación del Pensamiento de Xi Jinping», añadió. También fueron aprobadas la inclusión del ideario del presidente en la Carta Magna y la creación de comisiones para investigar a miembros del partido y funcionarios, dos propuestas del partido enviadas al Parlamento para su rutinario trámite.

El partido confiaba en que la genética apolítica de su pueblo y el apoyo masivo que genera Xi evitaría las críticas y se equivocó. El sistema político chino está tan alejado de la democracia occidental como de las dictaduras bananeras. Prevé contrapesos de poder, las diferentes facciones necesitan negociar y ceder para tomar las decisiones de forma colegiada entre bambalinas e impera una cierta meritocracia, con un porcentaje de miembros con formación científica en el Politburó que supera a cualquier consejo de ministros del mundo. Es un sistema que Pekín califica de democracia de consenso y del que los chinos se sienten cómodos e incluso orgullosos si, además, ha proporcionado décadas de crecimiento económico y estabilidad social. Pero esta involución al absolutismo de aroma norcoreano está reñida con cualquier pretensión de modernidad y ha empujado a muchos que mostraban un olímpico desinterés político a la sorpresa y la indignación.

BASES DEL PARTIDO / Entre los más beligerantes están los sectores liberales y los jóvenes con contacto con el exterior. Pero también tipos tan poco sospechosos como Li Datong, antiguo director del oficialista Diario de la Juventud. «Esto puede destruir China y al pueblo chino» clamó en una carta pública. Li recuerda que solo Mao y los emperadores reinaron hasta su muerte y las consecuencias fueron desastrosas para el país.

Pekín se ha esforzado en las últimas semanas en censurar las redes sociales y defender la decisión con ahínco en los medios oficiales. Las bases del partido y líderes provinciales la pedían a gritos según unas encuestas nunca desveladas, Xi necesita más tiempo para conducir China a la grandeza prometida y urgía armonizar el cargo con los de la presidencia del partido y de la Comisión Militar que ya ostenta, se ha leído en editoriales entusiastas.

Las ventajas y los inconvenientes son claros: agilizará la actuación de un Gobierno anteriormente lastrado por la pugna de clanes e impedirá la oposición a decisiones perjudiciales del presidente EPA.


INTERNACIONAL

  • jpg
  • jpg
  • jpg
barrafooter

w3cPSOE - CEF © Ferraz, 70. Madrid. Tel. 91 582 04 44 infopsoe@psoe.es
AVISO LEGAL Optimizado a 1024 x 800 píxeles | Mapa Web | Contacto
POLITICA DE PRIVACIDAD

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Google+
  • Youtube
  • Flickr
  • SoundCloud