Logo con las siglas del Partido Socialista Obrero Español.
Cuadrado rojo con letras PSOE en blanco. Símbolo del partido. Cuadrado rojo con un puño y una rosa en blanco.

finanzas.com

Peter Dinklage: "En la vida real no hay elfos. Hay enanos como yo, seres humanos de los pies a la cabeza"

28/09/15
  • Del·licious
  • Meneame
  • Facebook
  • Twitter
  • GoogleBookMarks
  • Imprime
  • Comparte
Votar:

Votar:

13/09/2015 - Por Will Lawrence / Fotografía: Peter Hapak - XL Semanal

Convertirse en un 'sex symbol' midiendo un metro treinta no entraba en sus planes, pero su personaje de Tyrion en 'Juego de tronos' ha dado un vuelco a su vida. Después de coprotagonizar uno de los éxitos del verano, 'Pixels', y con dos películas más en rodaje, hablamos con el actor de moda. Un tipo luchador que lleva toda la vida diciendo 'no' al papel de bufón.

Comparar a un actor con el personaje que le ha hecho famoso suele ser una empresa inútil para un periodista. Normalmente el experimento concluye mal, con una mueca nada amigable del entrevistado. Pero con Peter Dinklage me tiro a la piscina.

Me anima, además, el que uno de los gerifaltes de 'Juego de tronos' ya haya hecho ese paralelismo: el cocreador Dan Weiss dijo que Dinklage y su personaje Tyrion Lannister «esconden una gran humanidad bajo su capa de humor cáustico». ¿Está él de acuerdo? 

Dinklage no hace ninguna mueca hostil y asiente con la cabeza. «Entiendo por qué lo dice. Tyrion es el personaje más humano. No es ni un héroe ni un villano. Tiene sentido del humor, incluso en los peores momentos. ¿Quién puede identificarse con Ned Stark? ¿Usted se iría a cenar con Ned? ¡A que no! Pero seguro que saldría a tomar algo con Tyrion». Dinklage guarda silencio un momento. «Aunque en realidad creo que Dan se estaba refiriendo a que tanto a Tyrion como a mí nos gusta beber más de la cuenta... ¡Y lo ha dicho de forma sibilina, como corresponde a un escritor con talento!». Está claro: Dinklage, como Tyrion, tiene sentido del humor. 

Aunque tampoco es cuestión de llevar demasiado lejos el paralelismo (su personaje en 'Juego de tronos' también es propenso al parricidio y a frecuentar prostitutas), a Dinklage le ha venido muy bien compartir determinados rasgos con Tyrion. Nadie sabe cómo va a terminar 'Juego de tronos', una serie donde los personajes principales mueren con pasmosa regularidad, pero sí hay una cosa segura: la mayoría de los espectadores quieren que Tyrion siga con vida. Además, la brillantez de su personaje no solo le ha cambiado la vida a Dinklage, también ha contribuido a tirar por tierra nuestra percepción de lo que es necesario para triunfar como protagonista masculino. 

LA CAUSA DE SU PEQUEÑO TAMAÑO

Dinklage nació con acondroplasia, la forma más corriente de enanismo con extremidades cortas; mide poco más de un metro treinta. «Sí, la definición de 'galán' ha cambiado dice. Y eso es fantástico. Hollywood, por fin, está abriendo las puertas a perfiles de personas reales. No todo se reduce a los guapos de toda la vida». 

 

Dinklage se siente en deuda con el escritor de 'Juego de tronos', George R. R. Martin. «Me gustaron mucho los libros y las películas de 'El señor de los anillos', de Tolkien, pero en esa saga los enanos, como los elfos, eran otras 'criaturas'. No seres humanos. En la vida real, sin embargo, no hay elfos, pero sí que hay enanos como yo. Somos seres de carne y hueso. Por eso es agradable que en una historia de ficción te conviertan en un ser humano, para variar, y más en un género como este. George fue muy listo y creó un enano que es un ser humano de los pies a la cabeza». 

Tras el estreno de 'Juego de tronos' en 2011, Dinklage se hizo famoso de la noche a la mañana. El trabajo en la serie solo le ocupa meses al año y le aporta la seguridad económica necesaria para involucrarse en proyectos independientes. Hace poco terminó el rodaje de la película alemana 'Taxi', dirigida por Kerstin Ahlrichs, y tiene previsto protagonizar un thriller, 'The Thicket', producido por él mismo. «Las películas de bajo presupuesto son muy importantes. Uno no se implica en ellas por dinero. Y, además, ese tipo de trabajos me ayudan a no olvidarme de mis comienzos profesionales». 

SU OBJETIVO: HUIR DE LOS CLICHÉS

Sus comienzos profesionales se pueden dividir en dos mitades. La primera discurre desde su debut en 'Vivir rodando' (1995) hasta su actuación en 'Vías cruzadas' (2003), un periodo marcado por la falta de dinero. Compartía un destartalado piso del Lower East Side neoyorquino por el que cuentan que corrían los roedores. «Bueno, tampoco estaba infestado de ratas, pero sí que encontramos alguna». La segunda mitad engloba los años previos a 'Juego de tronos', en los que apareció en películas como 'Un funeral de muerte', que contribuyeron a multiplicar su prestigio profesional. 

Durante la primera fase de su carrera dijo que no a papeles que en su opinión reflejaban los habituales clichés sobre los enanos. Hizo todo lo posible para que no lo encasillaran. En 'Vivir rodando' tiene una escena de un sueño con Steve Buscemi y su personaje se queja: « ¿Es la única manera que tienes de convertir todo esto en un sueño? ¿Metiendo a un enano en el sueño? ¿Conoces a alguien que sueñe con enanos? ¡Claro que no! ¡Ni siquiera yo sueño con enanos!». Peter sonríe. «Era mi primera película. Digamos que empecé en el cine con esa diatriba, expresándome así, y que desde entonces he tratado de ser fiel a mis propias palabras».

HASTA LOS 30 AÑOS NO EMPEZÓ A DESPUNTAR

Dinklage nació en Brookside, Nueva Jersey; su madre era profesora de música y su padre, vendedor de seguros. En el hogar familiar imperaba la felicidad, pero la adolescencia le resultó, dice, «difícil». Pronto se sintió atraído por las artes escénicas, lo mismo que su hermano, Jonathan, que hoy es violinista profesional. Peter estudió arte dramático y se marchó a vivir a Nueva York con el sueño de montar una compañía teatral. «De joven era un poco más exigente conmigo mismo a la hora de tomar decisiones profesionales», indica. Los elfos simpáticos y los duendecillos bufonescos nunca fueron de su agrado. «Yo tenía una serie de principios y sabía qué cosas me incomodaban; tenía claro que no iba a hacer determinados trabajos. Hay muchos otros modos de pagar el alquiler». Luego, en 2003 trabajó en 'Elf' y cinco años después participó en 'Las crónicas de Narnia', pero en ninguno de estos dos casos creyó estar comprometiendo su integridad. 

...

...

 

(Ver artículo completo)

 

 

   

Etiquetas relacionadas:

REPORTAJES Y ENTREVISTAS

barrafooter

w3cPSOE - CEF © Ferraz, 70. Madrid. Tel. 91 582 04 44 infopsoe@psoe.es
AVISO LEGAL Optimizado a 1024 x 800 píxeles | Mapa Web | Contacto
POLITICA DE PRIVACIDAD

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Google+
  • Youtube
  • Flickr
  • SoundCloud