Logo con las siglas del Partido Socialista Obrero Español.
Cuadrado rojo con letras PSOE en blanco. Símbolo del partido. Cuadrado rojo con un puño y una rosa en blanco.

El Periódico.com

La América conspiratoria

La América conspiratoria
03/11/14
  • Del·licious
  • Meneame
  • Facebook
  • Twitter
  • GoogleBookMarks
  • Imprime
  • Comparte
  • Da tu opinion
Votar:

Votar:

 

RICARDO MIR DE FRANCIA

Domingo, 26 de octubre del 2014

En una taberna de Montana, junto a una carretera perdida rodeada de bosque, Richard el Tuerto bebe una cerveza. Viste ropas viejas de camuflaje y lleva un parche negro en el ojo. Parece un bucanero recién llegado a puerto o un eremita salido de la cueva. Pero Richard prefiere verse a sí mismo como un heredero de los hombres de las montañas que vagaron por el Oeste de Estados Unidos antes de que se consumara la colonización blanca. «La Historia, tal como la conocemos, está llegando a su final. Se acerca el Nuevo Orden Mundial y, cuando tome el poder, va a hacer que los días de la Inquisición parezcan un juego de niños», dice sin una pizca de ironía.

Ese es el salvo de una conversación que salta del Evangelio a los Rothschild, la revolución francesa, los Illuminati o el Papa Negro. Afuera atardece y una luz rojiza empieza a filtrarse por los abedules. Es hora de marcharse. Richard tiene que caminar tres kilómetros hasta su casa, una caravana rodeada de contenedores de carga que despuntan de un claro del bosque en las Montañas Rocosas. Está prácticamente ciego desde los 19 años, cuando le explotó un «artefacto pirotécnico» que estaba manipulando, pero no le preocupa demasiado. Lleva toda la vida preparándose para una sola cosa: sobrevivir.

Señales de colapso inminente

Vivimos en tiempos convulsos, como atestigua un repaso a los titulares. Una epidemia devastadora se asoma a las puertas de Occidente. Un ejército apocalíptico conquista territorio en Oriente Próximo. El espionaje recaba información de millones de personas y se recortan las libertades civiles. El planeta se calienta. Y esa economía cocinada para unos pocos no levanta cabeza tras bordearse el hundimiento del sistema. Para muchos ciudadanos son preocupaciones que se asocian a los vaivenes de la historia. Para unos pocos, señales inequívocas de un colapso inminente.

James W. Rawles se crió con la mentalidad de la guerra fría. Su padre trabajaba en el departamento de física experimental del Laboratorio Nacional de Lawrence Livermore, una instalación de máxima seguridad nacional situada a las afueras de San Francisco (California), donde se fabrican bombas nucleares y se experimenta con armas de destrucción masiva. Rara es allí la vivienda que no tiene un búnquer nuclear porque, como escribió Time en el 2008, en Livermore se almacena suficiente plutonio y uranio enriquecido para producir 300 bombas atómicas.

«Yo crecí con el miedo a una guerra nuclear. Aquella mentalidad me ayudó después a reconocer la vulnerabilidad de nuestra sociedad ante cuestiones como las tormentas solares, las pandemias o el colapso económico», dice Rawles al otro lado del teléfono. Veterano de la inteligencia militar, escribe un blog de culto con consejos para sobrevivir a un cataclismo, desde cómo almacenar comida a qué ropa llevar cuando los refugiados inunden las carreteras. « ¿Camuflaje o no camuflaje? Esa es la cuestión», se leía en una entrada reciente.

Sin apenas publicidad, este evangélico militante ha publicado cinco novelas que se han colado en las listas de los más vendidos de Amazon y The New York Times, la llamada serie Patriotas: sobrevivir al colapso inminente. Aquí uno de sus puntos de partida: un país asfixiado por la deuda. Rumores de suspensión de pagos. Fuga masiva de capitales. Crash bursátil. La Reserva Federal imprime más dinero para hacer frente a la deuda. Hiperinflación. Disturbios y saqueos en las ciudades. Se agota la gasolina. Cae la red eléctrica y se detiene la distribución de comida. Es el caos. El fin del mundo conocido. La tormenta perfecta de los profetas del apocalipsis.

Vivir en un sitio secreto

«Creo que si la red eléctrica se cayera durante más de una semana, toda la sociedad se colapsaría porque la mayoría de la gente no tiene ni idea de qué hacer en caso de que no funcionen las comunicaciones o no llegue la comida a los supermercados. Esa es la premisa básica de mis novelas». Para Rawles esas ideas son algo más que una trama resultona para una ficción entretenida. Hace tres años propuso a sus lectores que se mudaran a cinco estados del noroeste de EEUU (Idaho, Montana, Wyoming, y el este de Washington y Oregón), una región a la que bautizó como el American Redoubt (la Fortaleza Americana).

La gente en EE UU está harta de la corrupción moral y como sienten que tienen que hacer algo pero no creen que puedan provocar un cambio político sustancial, la opción natural es marcharse», dice antes de condenar la normalización de la homosexualidad o la supuesta cristianofobia de la escuela pública. Rawles nunca ha revelado donde vive, una de las premisas de algunos survivalists. No quiere que el día que pinten bastos se le llene la finca de refugiados y salteadores. 

...

...

 

(Ver artículo completo)

 

 


REPORTAJES Y ENTREVISTAS

barrafooter

w3cPSOE - CEF © Ferraz, 70. Madrid. Tel. 91 582 04 44 infopsoe@psoe.es
AVISO LEGAL Optimizado a 1024 x 800 píxeles | Mapa Web | Contacto
POLITICA DE PRIVACIDAD

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Google+
  • Youtube
  • Flickr
  • SoundCloud