Logo con las siglas del Partido Socialista Obrero Español.
Cuadrado rojo con letras PSOE en blanco. Símbolo del partido. Cuadrado rojo con un puño y una rosa en blanco.

El País.com

“No es muy útil esconderse detrás de una Constitución”

16/09/14
  • Del·licious
  • Meneame
  • Facebook
  • Twitter
  • GoogleBookMarks
  • Imprime
  • Comparte
  • Da tu opinion
Votar:

Votar:

MARC BASSETS 14 SEP 2014

Stéphane Dion (Quebec, 1955) fue ministro de Asuntos Gubernamentales de Canadá entre 1996 y 2003. Años decisivos. La provincia de Quebec, de mayoría francófona, había estado a punto de votar a favor de la secesión en el referéndum de 1995, el segundo que se celebraba en 15 años. El no ganó por menos de 60.000 votos. Dion fue el encargado de acotar las condiciones en las que, en un futuro referéndum, Quebec podría separarse. Desde la aprobación de la Ley sobre la Claridad, que exige una pregunta y un resultado claros para negociar la separación, no ha habido otro referéndum.

Diputado en la Cámara de los Comunes por el Partido Liberal, el partido de centroizquierda que él lideró entre 2006 y 2008, Dion es quebequés y federalista, es decir, partidario de un Canadá unido. En una entrevista en su oficina en Saint Laurent, en el distrito de Montreal que representa, desgrana su visión sobre las condiciones para la secesión en su país, reflexiona sobre los casos de Escocia y Cataluña, y subraya la importancia de un marco legal en todo proceso de separación.

Pregunta. Quebec ha vivido dos referendos. ¿Qué impresiones saca siguiendo la campaña en Escocia?

Respuesta. Yo preferiría que Reino Unido siguiese unido. Tiene un papel inmenso en el mundo. Y los escoceses han contribuido enormemente a ello. Pero deberemos respetar lo que ocurra allí. No es algo que deba resolver un parlamentario canadiense.

P. ¿Fue un error convocar el referéndum?

R. Si me permite descodificar su pregunta, sería: ¿se equivocan los países que se consideran divisibles y no indivisibles? La mayoría de democracias, entre ellas la española, se declaran indivisibles. Hay dos excepciones claras: Canadá y Reino Unido, donde se parte del razonamiento de que es mejor continuar juntos. Pero la unidad no puede construirse sobre el fundamento de una obligación. Si una parte de nuestra población quiere abandonar la unión, hay que sentarse y negociarlo. Así se razona en Reino Unido y en Canadá.

P. No es el caso de España.

R. Mi valoración de las cosas tal como están hoy es que el apoyo a la independencia es más fuerte en Cataluña que en Escocia. Es una impresión que se puede sacar de las encuestas de opinión. Pero la independencia es menos improbable en Escocia que en Cataluña. Y el motivo es que en Escocia existe un marco legal previsto para la independencia que no existe en el caso de Cataluña. Y en Canadá tenemos un marco legal sobre la base de una decisión del Tribunal Supremo y de la ley que la hace efectiva, la Ley sobre la Claridad. El señor [Artur] Mas querría celebrar un referéndum, pero, si no existe un marco legal para hacerlo, si el Tribunal [Constitucional] considera no constitucional la ley de referendos catalana, ¿cómo organizarlo? Quizá en Cataluña se haya tardado un poco en plantearse esta pregunta.

P. En 1995, cuando se celebró el último referéndum de secesión en Quebec, ¿no había marco legal?

R. Es por este motivo por el que no habría habido secesión, aunque hubiera ganado el sí. El señor [Lucien] Bouchard, el principal personaje del sí, ha declarado [en un libro recién publicado] que si el sí hubiese ganado y se hubiese intentado una secesión unilateral, habría sido el caos. Yo quiero evitar el caos. Y digo que es necesario un marco jurídico en el que se puedan hacer las cosas. Si no, los ciudadanos no aceptarán que se les retire la ciudadanía canadiense. Sin marco jurídico para arbitrar el desacuerdo, vamos a un enfrentamiento entre ciudadanos.

P. En España existe un marco jurídico que dice que…

R. Sí. Yo quería decir un marco jurídico para realizar la secesión. Si el marco jurídico dice que no es posible, como en Francia o en España, entonces significa que esto [la secesión] no puede formar parte de las posibilidades concretas en democracia.

P. ¿Cómo puede resolver el conflicto entre una mayoría de catalanes que quiere un referéndum de independencia y las leyes españolas, el marco jurídico del que habla?

R. Creo que no es muy útil esconderse detrás de una Constitución. Si se dice: mi país es indivisible porque es lo que dice la Constitución, esto se queda corto. Detrás de esta cláusula constitucional, ¿hay un principio moral? Si lo hay, hay que formularlo. Y creo que lo que las democracias indivisibles dicen es que la ciudadanía tiene demasiado valor para que se pueda perder en contra de la voluntad de las personas. Si Quebec fuese independiente, millones de quebequeses perderían la ciudadanía canadiense en contra de su voluntad. Muchas democracias dirán: yo esto no lo quiero; la ciudadanía de mi país tiene demasiado valor para que pueda retirársele a ciudadanos que quieran conservarla. En todo caso, esto es lo que diría si yo formase parte de una democracia indivisible. Pero en Canadá razonamos de otra manera. Decimos: Canadá no sería lo mismo si una población no quisiera ser canadiense. Sería mejor sentarse y abordar una negociación de la secesión, aunque no nos gustase. No sé si en España puede iniciarse este diálogo. Pero, en mi opinión, si se inicia este diálogo, debería ser sobre bases morales y no sólo sobre la base de argucias jurídicas.

P. ¿Usted qué modelo prefiere, el canadiense o el español?

R. Para Canadá prefiero el canadiense.

P. Aunque los quebequeses perdiesen la ciudadanía con la independencia.

...

...

 

(Ver entrevista completa)

 

 

 

   


REPORTAJES Y ENTREVISTAS

barrafooter

w3cPSOE - CEF © Ferraz, 70. Madrid. Tel. 91 582 04 44 infopsoe@psoe.es
AVISO LEGAL Optimizado a 1024 x 800 píxeles | Mapa Web | Contacto
POLITICA DE PRIVACIDAD

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Google+
  • Youtube
  • Flickr
  • SoundCloud